Ahorro en calefacción

Ahorra desde la primera factura con la gestión energética integral de Estalvi Tèrmic

Consejos para ahorrar calefacción

Calefacción.

Los sistemas de calefacción no deben utilizarse en exceso, al punto de pasar calor, sino para evitar el frío.

Regula el termostato a 20 °C, es la temperatura más idónea para tu casa. Es muy importante saber que cada grado de más provoca un aumento innecesario de un 7 % del gasto total. Así que tenlo muy presente para ahorrar en calefacción.

 


Programas de encendido.

Muchas personas dejan encendida la calefacción porque no están en casa sino unas horas al día. Este hecho, aun cuando el equipo está programado a baja temperatura, no es, en absoluto, rentable.

No enciendas la calefacción en las habitaciones vacías.  Así pues, para ahorrar en calefacción, cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices.
 

Ahorra desde la primera factura con la gestión energética integral de Estalvi Tèrmic

hasta un 30% de ahorro

Ajustar el encendido y el apagado de la calefacción a tus horarios te permitirá ahorrar en la factura de energía. Cada vez existen más equipos que permiten programar la actividad de tu calefacción.

Por las noches, te aconsejamos apagar por completo la calefacción o, en caso de viviendas situadas en zonas muy frías o en viviendas sin aislamiento, reducir la calefacción a 17-19 °C.
Nunca debes tapar u obstruir los radiadores, el aire necesita circular para un funcionamiento óptimo.

Una práctica muy habitual es dejar ropa húmeda sobre los radiadores. No lo hagas. Esto no ayuda a reducir la factura sino que incrementa el consumo de calefacción. La mejor forma de secar la ropa es dejándola al sol o en el interior de la casa, en una zona con poca humedad.

El uso de válvulas termostáticas permite alcanzar ahorros de entre 20-30ºC

Los radiadores deben ser purgados regularmente, ya que el aire en este interrumpe la circulación de agua caliente utilizando más energía de la que debería.

 

Agua.

El consumo de agua caliente sanitaria debe usarse solo cuando sea necesario. ¡Ahorrar agua es ahorrar calefacción!

Lava la ropa con agua fría. Los detergentes modernos han sido elaborados de tal manera que son capaces de quitar la suciedad y las manchas de tus prendas de ropa incluso con agua fría. Además, a esta temperatura cuidarás mejor los tejidos y mantendrá los colores.
Debes considerar que un solo lavado es equivalente en agua y energía a 3 o 4 duchas.
Date duchar cortas. No deberías tardar en ducharte más de 7 minutos. ¡Más tiempo equivale a cientos de euros en calefacción!
Es altamente recomendable la utilización de cabezales de ducha de bajo consumo, grifos mono mando y reductores de caudal en los grifos, ya que pueden hacerte ahorrar hasta un 50 % del consumo de energía y agua.

 

Aislamiento y ventilación

Revisa el aislamiento de tu vivienda. Entre el 20-25 % del derroche de calefacción de un hogar se debe a pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Para evitarlo es necesario comprobar que la vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.
Si decides cambiar las ventanas procura que las nuevas sean de «doble acristalamiento». Conseguirá un ahorro energético de hasta un 15 % en tu consumo de calefacción. Es importante leer el siguiente consejo si tu casa recibe mucha luz solar durante el día, especialmente si está orientada al sur, porque manteniendo las persianas y las cortinas abiertas durante el día y cerrándolas por la noche reforzarás el aislamiento.

Una habitación se ventila en 10 minutos. Calentar el aire frío resulta demasiado caro.

 

Sustitución de equipos
Cuando sustituyas los aparatos de calefacción, hazlo por los de alto rendimiento, ya que ahorran mucha más energía y esto compensará en muy poco tiempo la inversión inicial.

 

Auditoría energética

Solicita una auditoría de eficiencia energética sin compromiso.

Contacta con un experto para que realice los análisis precisos de tu vivienda y así compruebe el estado de radiadores, calentadores y aparatos eléctricos. Es la oportunidad de realizar una pequeña inversión con alta rentabilidad a corto plazo.